viernes, 10 de abril de 2009

se llama carolina

natural de méjico, recientemente nacionalizada.

no le gustan los deportes ni las mentes racionales, ella vive de sus sueños.
se despierta cada día mendigando unas monedas por canciones que nunca sonarán en la radio y se conforma con las gracias de los días más intensos.
tiene una hija a la que no ve desde hace años, a la que escribe cartas y con frecuencia envía regalos, sólo cuenta los minutos como horas para decirle te quiero.

anoche, al volver a casa, escribió esto:

"y qué si muero entre sudores de otros besos. si respiro las gotas de este cuerpo, como notas de improviso a los pies de aquel abismo que no siente, ni padece, ni complica los calores más extremos que unos gozan como vicios"

si, también es puta.


3 comentarios:

Marcos Ortega dijo...

todos somos un poco carolina...

Cemanaca dijo...

Corta e impactante.
Contiene mucha fuerza.

saludos conversos.

sara leon dijo...

estoy de acuerdo con marcos todos tenemos un poco de carolina en nuestro interior, genial.