domingo, 18 de octubre de 2009

un motor a dos tiempos

quiero borrar tus sombras con la yema de mis dedos
y perderme entre los mares que se agotan en tu boca,
excitar mis deseos, rebasar tus pasiones.
quiero sentir que el resto sobra.

quiero una ducha entre cuerpos que se ahogan sin saberlo,
que gimen bajo el agua, que ahora luchan junto al fuego.

quizás, en el fondo, sólo quiero una tarde sin tiempo.

1 comentario:

Marcos Ortega dijo...

esas tardes además suelen ser tardes de domingo...