martes, 1 de diciembre de 2009

sudor de sábanas rotas

de laberintos y castas cortes, los alumnos y secas rosas, las mareas, los destellos y el inicio equivocado. noches eternas de vicio, hielo seco, vapor de aire, la estancia de antes; las noches conjuntas, sostén de besos, docilidad entre bestias so pena a lo vivo.
un surco de espinas, de lejos, sentido. miradas. la cuerda en mi cuello a un espacio del tiempo, a una estancia prohibida, a un solsticio de otoño. dulce veneno de ideas sin aire. un ritmo de extraños que olvidan secretos y un bosque de ramas. una vida sin verte, bajo un metro de días, versos mudos y estrellas sin brillo. un ayer distante de noche vacío.


2 comentarios:

Marcos Ortega dijo...

extraños que a veces no son tan extraños...

edu_art dijo...

y conocidos que nunca llegamos a conocer.